miércoles, 8 de octubre de 2014

Cultivos de algas marinas, el futuro de la alimentación

Fuente: www.buendiario.com

 El océano es una fuente de alimentos que excede a los peces: una granja subacuática desarrolla el cultivo de algas, cuyo valor alimenticio es enorme y cuya versatilidad en la cocina excede por mucho al sushi.


buendiario granja marina vegetarianismo oceanico algas kelp bren smith comida futuro 2
Smith en su trabajo diario: cosechar algas

Bren Smith, un pescador comercial de la zona de Nueva York lo tiene claro: “Esta es una de las formas de producción alimenticia más nocivas y destructivas del planeta”, dice, desilusionado en relación a la pesca de bacalao y cangrejo, actividad que dejó en el pasado para dedicarse a cultivar una parte del estrecho de Long Island. Su pequeña granjita subacuática, afirma, no sólo salvará a los oceános sino que dará de comer al mundo, y de una forma saludable y amena.
Smith le cuestiona a la pesca comercial su modalidad de echar redes a las aguas y levantar por igual a depredadores, como el atún, y destrozando a su paso a otros peces y vegetales que no tienen demanda en los mercados. “Esta era de caza y recolección está llegando a su fin, nos guste o no; no sólo es finito el botín del mar, sino que ya no existe”, concluye. Ya no se pesca tanto como en los años noventa en esa zona, principalmente por el modo irresponsable en que se pescó durante años para satisfacer a los supermercados y tiendas. Pero Bren tiene otra cosa en mente.

“Los pescadores creen que estoy loco, cultivando vegetales marinos y algas, promoviendo el vegetarianismo oceánico les suena ridículo”, cuenta Smith, convencido de sus ideas. Su proyecto, dice, restaura al océano en vez de destruirlo; su granja marina hace crecer algas y mejillones sobre sogas suspendidas sobre jaulas puestas para atrapar ostras y almejas. La corriente fría del estrecho produce toneladas de alimento marino, que no para de reproducirse.
Smith lanzó su proyecto en Kickstarter, y fue un éxito, permitiéndole colocar diez líneas submarinas más, las cuales produce 26 toneladas de algas (o kelp) y 500.000 mejillones en cinco meses. No sólo eso: Smith postea el secreto de su éxito gratis online y sube recetas para hacer pastas, helados y cocktails a base de alga. Los restaurantes más lujosos de Nueva York, como Il Buco o Morimoto´s, ya tomaron nota.


“Me inspiró el fracaso. Los huracanes y el cambio climático me obligaron a adaptarme. Empecé a experimentar, a probar con otras cosechas como las algas, que crecen rápido después de un huracán. El camio climático nos obliga a repensar nuestro sistema alimenticio y nuestra economía”, concluye el creativo agricultor.
Ahora son cada vez más las personas que le consultan cómo aplicar su método en diferentes partes del mundo, y Smith se entusiasma con la posibilidad de que nazca una comunidad de cultivo marino. Combate con furor a la pesca industrial y a la destrucción de ecosistemas que implica, aunque extraña el ofico. “Extraño la aventura y la camaradería entre pescadores, pero ahora me dedico a una cacería menos mortal”, dice, entre risas.
Smith recomienda elegir bien qué especie cultivar, pero elogio del kelp sus usos múltiples: sirve como comida, como fertilizador, como biocombustible, en la industria farmacéutica en la cosmética. De hecho, Bren es parte de estudios tanto de la Universidad de Yale como de la de Connecticut, ampliando los estudios sobre el uso de las algas.

buendiario granja marina vegetarianismo oceanico algas kelp bren smith comida futuro 3
Exquisitos platos hechos con kelp

“Si se replicase mi modelo en todo el mundo, técnicamente se podría alimentar a toda la población. No todo el mundo se va a volver un vegetariano oceánico, pero hay que entender que nuestros océanos parecen prístinos y en realidad están muriendo. Necesitamos una estrategia nueva para salvar a los mares, no satisfacer las demandas del consumidor sino cambiarlas”.

Esperamos que su noble objetivo se cumpla, y que el futuro sea más verde en nuestras mesas.

http://www.thimbleislandoysters.com/


 

No hay comentarios:

Publicar un comentario