miércoles, 11 de diciembre de 2013

Greenpeace lamenta que el Europarlamento apoye la destrucción de los océanos al no prohibir el arrastre de profundidad

También se ha aprobado el acuerdo con Marruecos a pesar del mal estado de los caladeros y de los llamamientos en contra de organizaciones de derechos humanos


Reportaje - diciembre 10, 2013
El Parlamento Europeo ha rechazado hoy la eliminación progresiva de la pesca de arrastre y de las redes de enmalle de profundidad, pero ha respaldado otras medidas que reformaran algunas las reglas que rigen la pesca en aguas profundas.


El Europarlamento también ha aprobado el acuerdo de pesca entre la Unión Europea (UE) y Marruecos, que permitirá aumentar la sobrepesca de algunas poblaciones de estas aguas como las de pequeños pelágicos y abre la puerta a la pesca en las aguas del territorio ocupado del Sahara Occidental.

"El Parlamento Europeo ha dado un enfoque muy tibio a la Regulación de aguas profundas. No se ha adoptado una prohibición progresiva de la práctica devastadora e indiscriminada del arrastre de profundidad. Es sorprendente que barcos pesqueros altamente subvencionados vayan a continuar devastando las profundidades marinas con redes monstruosas que destruyen todo a su paso", ha declarado Celia Ojeda responsable de océanos de Greenpeace.

Los ecosistemas de aguas profundas se encuentran entre los más vulnerables del planeta. La pesca de arrastre de profundidad destruye los corales y barre a su paso de forma indiscriminada muchas especies que no son parte de la captura objetivo. Los subsidios directos que la UE otorga a estas pesquerías rondan los 950 millones de euros al año, la pesca de arrastre en alta mar no sería rentable sin subsidios. Sin embargo son relativamente pocos los pescadores franceses, españoles y portugueses especializados en la pesca de aguas profundas con redes de arrastre y de enmalle de profundidad, pero su impacto sobre el medio marino es desproporcionadamente grande.


Acuerdo con Marruecos

Por otra parte, el Parlamento Europeo, en una votación separada, ha respaldado un nuevo acuerdo de pesca entre la UE y Marruecos, el mayor acuerdo pesquero entre Bruselas y otro país, tanto en valor económico como en la cantidad total de peces que se pueden capturar. Su adopción ha sido muy controvertida, ya que cubre las zonas de pesca en las costas de los territorios ocupados del Sáhara Occidental y se ha negociado sin consultar ni respetar los derechos e intereses del pueblo saharaui.

"Especies como la caballa, la sardina y la sardinela son muy importantes para las comunidades que viven a lo largo de toda la línea de costa de la región occidental africana. Excepto los stocks de sardina, todos los demás han sido ya diezmados por encima de sus niveles de sostenibilidad. Aumentar la presión pesquera europea en la aguas de Marruecos y de los territorios ocupados del Sáhara Occidental solo conducirá a la sobrepesca y a un conflicto con las necesidades e intereses de estas poblaciones", ha añadido Ojeda.

En diciembre de 2011, el Parlamento Europeo rechazó una extensión temporal del acuerdo pesquero existente con Marruecos. Por tanto desde enero de 2012 no estaba permitido pescar a ningún barco pesquero con bandera europea en aguas de Marruecos y del Sáhara.

El Parlamento Europeo también ha concluido formalmente la reforma de la Política Pesquera Común al adoptar la nueva Regulación para la gestión pesquera y la Regulación del mercado común para productos pesqueros, tal y como acordó con el Consejo en mayo de 2013

No hay comentarios:

Publicar un comentario